About Ricardo Abad

This author has not yet filled in any details.
So far Ricardo Abad has created 13 blog entries.

Consejo para el usuario

Consejos para el usuario

 

QUÉ ES LA ENURESIS Y EL COMPROMISO CON EL USUARIO.

 

La enuresis no es una enfermedad, es una disfunción que se puede solucionar.

Consiste en la incapacidad de mantener cerrado el esfínter externo (el “grifo”), bien porque la vejiga no tiene suficiente capacidad, o porque no se posee la suficiente maduración para mantener la orden adecuada desde el cerebro para que no se abra.

 

+5 años= 23%
La enuresis afecta al 23% de los niños mayores de cinco años
Probabilidad por herencia del 49%
 
En el caso de que los padres que sufrieron este trastorno en su infancia
Casos en mayores de edad 1%
 Se estima que el 1% de personas mayores de edad sufren la enuresis
Casos en niños mayores 5 años 95%
El 95% de los casos se corresponden con niños de edades entre 5 y 12 años

 

De cualquier manera, sabemos que si seguimos este protocolo de una forma adecuada, tenemos más de un 85% de probabilidades de solucionar este problema en un tiempo relativamente corto.

Lo importante es que el niño ha de ser el protagonista. Esto no es como una pastilla que nos la tomamos y se nos va el dolor de cabeza. Se trata de un tratamiento activo que demanda un compromiso y una voluntad. El problema no es de los padres, es del niño. Cuando el niño tenga voluntad de dejar de orinarse, podrá comenzar este tratamiento, si no, es mejor que no lo empiece.

Consejo para el usuario2018-01-15T22:30:49+00:00

ENSEÑAR AL NIÑO A USAR PipiStop®

ENSEÑAR AL NIÑO A USAR PipiStop®

 

Pipistop® es un despertador, así de simple. Pero es un despertador inteligente, que adivina en qué momento te estás empezando a hacer pipi, y en ese momento exacto te despierta. De esa manera, tu cerebro aprende, aunque tú no quieras, y después de unos cuantos ensayos dejas de orinarte. Cuando te vayas a dormir, te pones el Pipistop® como en el dibujo y, si suena, secas el sensor y lo apagas.

Colocación del PipiStopTe levantas y vas al aseo a acabar de orinar, porque el Pipistop® sólo necesita unas gotitas para avisarte, y el resto del pipí lo debe orinar en el aseo. Si te orinas más de una vez por la noche, te lo vuelves a poner y te vuelves a dormir. Si sólo te orinas una vez cada noche, cuando te suene y vayas al aseo, ya no hace falta que te lo vuelvas a poner.

 

Cuando te mojas, suena el zumbador. Esto es bueno porque tu cerebro aprende. Cuando suene el zumbador, enciendes la luz y, tú solo, secas el sensor, apagas el Pipistop®, te levantas, acabas de orinar en el aseo y te vuelves a acostar. Al principio parece complicado, pero a los cuatro días verás que es muy fácil y que no necesitas a nadie.

 

Es muy importante que seas tú el principal protagonista. Si van tus padres, te despiertan y te llevan al aseo medio dormido, al día siguiente no oirás el zumbador, sino que esperarás la llegada de tus padres, y al tercer día tus padres te levantarán, te llevarán al aseo, te meterán en la cama y tú no te habrás enterado de nada. Por lo tanto, recuerda que eres tú quien debe levantarse. Si suena el aparato y no te levantas, este método pierde toda su eficacia.

 

DEMORAR LA MICCIÓN.

Esto se hace para aumentar la capacidad de tu vejiga, es decir, hacer que te quepa más volumen de orina.

Para eso, cuando tengas ganas de orinar, aguántate un poco. Primero un minuto, a la semana cinco, y a los diez días, quince minutos. Aguanta lo que puedas. La vejiga, que es un músculo, se irá haciendo más grande y ayudará a que no te mojes por la noche. Si quieres, puedes medir con un recipiente milimetrado la orina que eres capaz de retener.

Verás como si al principio sólo retenías 150 ml., a los pocos días eres capaz de retener el doble.

Un niño de ocho años ha de ser capaz de aguantar hasta 400 ml.

ENSEÑAR AL NIÑO A USAR PipiStop®2018-01-15T22:30:49+00:00

Actitude de los Padres

ACTITUD DE LOS PADRES.

No castigar nunca al niño cuando se orine.

Ni física, ni psicológica ni socialmente. La enuresis, si bien no es una enfermedad, es un problema que en ese momento el niño no puede superar, y lo que necesita de los padres es comprensión, -que no complacencia- para superar el problema. Cuando el niño es castigado por orinarse, tenderá a sentirse culpable sobre algo que no pueden controlar, por lo que desarrollará conductas depresivas o agresivas, según los casos.

Paliar los efectos aversivos de la enuresis.

El orinarse por la noche lleva consigo una serie de efectos negativos sobre el niño, tales como dormir húmedo, mojar las sábanas, mantener una higiene especial para no oler a orina, no poder salir de excursión, no poder dormir en casa de amigos y familiares, etc. Los padres, cuanto más intenten tapar el problema del hijo, más están reforzando negativamente la conducta de ser enurético, con lo cual la conducta de orinarse se consolida. Con ello no queremos decir que no haya que evitar las consecuencias negativas de la enuresis, pero debe ser él quien ponga en funcionamiento los mecanismos necesarios para disminuir los problemas derivados de su enuresis. Es una manera de actuar de forma madura, activa y responsable.

Nunca humillar o avergonzar públicamente al niño.

Nunca levantar al niño por la noche. Si lo hacemos, no le ayudamos a crear el mecanismo interno de despertarse asociado a las ganas de orinar, únicamente evitamos que se orine esa noche

 

Actitude de los Padres2014-06-13T13:35:45+00:00

CONDUCTA DEL NIÑO

No utilizar pañales, ya que estos enmascaran la sensación mojado/seco y constituyen un consentimiento latente para orinarse. Al mismo tiempo, eliminan las consecuencias aversivas derivadas de la micción, así como la sensación propioceptiva en el cuerpo del usuario al sentirse húmedo. El niño se despreocupa y no puede crear el mecanismo de despertarse cuando siente ganas de orinar.

CONDUCTA DEL NIÑO2014-02-04T18:52:07+00:00

ALIMENTACIÓN

No tomar los alimentos que a continuación referimos, después de la comida, o a partir de las 4 de la tarde, ya que modifican el tono neurovegetativo del niño y que pueden inhibir o estimular el sistema nervioso central.
· Bebidas espumosas: Coca-Cola, Fanta, etc.
· Especias y picantes: salazones, embutidos, escabeches, etc.
· Chocolate y derivados: batidos, Nocilla, Cola-Cao, etc.
· Quesos curados.
· Leche de vaca.
· Plátanos.
· Pescado azul y mariscos.
· Cítricos: naranja, limón y pomelo.
· Espárragos.
Restringir la toma de líquidos antes de dormir.
Es cierto que al beber menos se produce menos orina, pero impide el aprendizaje de los mecanismos neuromusculares del despertar ante la necesidad de orinar.

ALIMENTACIÓN2014-02-04T18:51:50+00:00

FINALIZACIÓN DEL TRATAMIENTO.

Para concluir el tratamiento es necesario haber conseguido 5 noches secas, a partir de dicho éxito seguiremos poniendo el Pipistop® durante 15 noches. Esto es para reforzar la autoestima del niño/a y para que sea el propio niño/a el que se dé cuenta que ya no necesita la ayuda del Pipistop® .

FINALIZACIÓN DEL TRATAMIENTO.2014-02-04T18:51:33+00:00

Definición de Pipistop

El dispositivo de Mowrer o Pipistop está basado en diferentes experimentos llevados a cabo por Mowrer y Mowrer (1938). El modelo de dispositivo que utilizamos nosotros es básicamente igual pero, obviamente, actualizado por los aportes de la electrónica moderna.

El dispositivo es una cajita de plástico de reducidas dimensiones que va sujeto al pijama con un imperdible de seguridad. Está dotado de un zumbador, un interruptor y sensor de humedad colocado en la parte extrema de un hilo de un metro de largo. El sensor de humedad mide 13X31 Mm. y se introduce en un salva-slip pegado al calzoncillo o a las bragas lo más próximo posible al pene o vulva. De esta manera, inmediatamente que el usuario empieza o orinar, se humedece el sensor y suena el zumbador sin existir apenas demora entre el comienzo de la micción y la puesta en marcha del zumbador. Esto hace que el niño se despierte inmediatamente. Dos o tres gotitas de orina son suficientes para conseguir activar el zumbador y que el usuario interrumpa la micción y se despierte. La consecución de unos cuantos ensayos adecuados son suficientes para que el niño deje de orinarse.

Definición de Pipistop2014-02-04T18:51:03+00:00

Qué debe saber

ACTITUD DE LOS PADRES.

No castigar nunca al niño cuando se orine. Ni física, ni psicológica ni socialmente. La enuresis, si bien no es una enfermedad, es un problema que en ese momento el niño no puede superar, y lo que necesita de los padres es comprensión, -que no complacencia- para superar el problema.

Cuando el niño es castigado por orinarse, tenderá a sentirse culpable sobre algo que no pueden controlar, por lo que desarrollará conductas depresivas o agresivas, según los casos.

 Paliar los efectos aversivos de la enuresis. El orinarse por la noche lleva consigo una serie de efectos negativos sobre el niño, tales como dormir húmedo, mojar las sábanas, mantener una higiene especial para no oler a orina, no poder salir de excursión, no poder dormir en casa de amigos y familiares, etc. Los padres, cuanto más intenten tapar el problema del hijo, más están reforzando negativamente la conducta de ser enurético, con lo cual la conducta de orinarse se consolida. Con ello no queremos decir que no

haya que evitar las consecuencias negativas de la enuresis, pero ha de para que sea él quien ponga en funcionamiento los mecanismos necesarios para disminuir los problemas derivados de su enuresis. Es una manera de actuar de forma madura, activa y responsable.
Nunca humillar o avergonzar públicamente al niño.
Nunca levantar al niño por la noche. Si lo hacemos, no le ayudamos a crear el mecanismo interno de despertarse asociado a las ganas de orinar, únicamente evitamos que se orine esa noche

 

CONDUCTA DEL NIÑO.

No utilizar pañales, ya que estos enmascaran la sensación mojado/seco y constituyen un consentimiento latente para orinarse. Al mismo tiempo, eliminan las consecuencias aversivas derivadas de la micción, así como la sensación propioceptiva en el cuerpo del usuario al sentirse húmedo. El niño se despreocupa y no puede crear el mecanismo de despertarse cuando siente ganas de orinar. Adquirir buenos hábitos de higiene, tanto personal como de su habitación.

 

MEDICACION
No tomar medicamentos si no están prescritos por un médico. Los medicamentos más utilizados son:

  • Imipramina (tofranil) a dosis de 25 a 125 mg. por noche, sin exceder los 5 mg. por kilo de peso. Es deseable el seguimiento o control cardíaco mediante electrocardiograma. Se estima una tasa de exito de un 15% y un alto índice de recaída al retirar la medicación.
  • Desmopresina (minurin), un análogo de la hormona antidiurética vasopresina, reduce rápidamente el número de noches húmedas por semana, pero existe alguna evidencia de que esto no se sostiene después de finalizado el tratamiento. Al mismo tiempo, se recomienda a los niños no beber más de 240 ml. de líquido durante el tratamiento para evitar el posible riesgo de intoxicación hídrica.

Imipramina (tofranil) a dosis de 25 a 125 mg. por noche, sin exceder los 5 mg. por kilo de peso. Es deseable el
seguimiento o control cardíaco mediante electrocardiograma. Se estima una tasa de exito de un 15% y un alto índice de
recaída al retirar la medicación.
Desmopresina (minurin), un análogo de la hormona antidiurética vasopresina, reduce rápidamente el número de noches húmedas por semana, pero existe alguna evidencia de que esto no se sostiene después de finalizado el tratamiento. Al mismo tiempo, se recomienda a los niños no beber más de 240 ml. de líquido durante el tratamiento para evitar el posible riesgo de intoxicación hídrica.

 

ALIMENTACIÓN.

No tomar los alimentos que a continuación referimos, después de la comida, o a partir de las 4 de la tarde, ya que modifican
el tono neurovegetativo del niño y que pueden inhibir o estimular el sistema nervioso central.

  • Bebidas espumosas: Coca-Cola, Fanta, etc.
  • Especias y picantes: salazones, embutidos, escabeches, etc.
  • Chocolate y derivados: batidos, Nocilla, Cola-Cao, etc.

 

Qué debe saber2018-01-15T22:30:49+00:00

Ventajas

Ventajas de Pipistop®

  • Permite que el usuario se mueva con total comodidad.
  • Es muy práctico y cómodo.
  • Está provisto de dos sonidos: uno continuo y potente y otro intermitente y menos potente.
  • Gran durabilidad. Evita la utilización de pañales.
  • Permite al niño beber la cantidad de agua que quiera, a la hora que quiera.

Ventajas del sensor.

  • Se ajusta a todos los usuarios.
  • Es pequeño, cómodo e higiénico.
  • Unas pequeñas gotitas son suficientes para que suene el zumbador y despierte al usuario.
  • Es recambiable. Se utiliza con un salva-slip, sin tener que usar ninguna prenda incómoda ni extraña

Características técnicas:

  • Dimensiones de la caja: 5 x 3 x 2 cm.
  • Peso: 36 gramos con pila.
  • Alimentación: pila 12 voltios modelo 23 A (tipo mando a distancia de garaje).
  • Consumo sin sonido: 0 mA. Consumo en intermitencia: 10 mA.
  • Consumo en continuo: 20 mA.
  • Protección de cambio de polaridad
Ventajas2018-01-15T22:30:49+00:00

El cerebro puede ser el culpable de la enuresis nocturna.

En Estados Unidos, 5 millones de niños mojan la cama durante la noche. Al igual que ocurre en el cuento del lobo, si la vejiga envía constantemente señales al cerebro para activarlo, éste podría acabar ignorándola cuando realmente necesita que le preste más atención.

Esa teoría se podría explicar al fenómeno de la enuresis, nombre médico dado a mojar la cama de noche. Tal planteamiento lo realizaron investigadores de Hong Kong, quienes se dedicaron a comparar la cantidad de señales que envían niños con historial de enuresis nocturna hacia el área cortical del cerebro durante el sueño, con las de un grupo de control que no moja la cama al dormir.

La conclusión que obtuvieron los especialistas, al terminar de medir la emisión de ondas cerebrales, es que los niños que sufrían enuresis o pérdida involuntaria de orina durante la noche habían enviado el doble de señales hacia la corteza cerebral que los que no se orinaban en la cama.

“Hallamos que los niños con enuresis, aunque tienen un sueño más ligero asociado a las activaciones corticales frecuentes, no pueden despertarse completamente.
Especulamos que la transición entre el sueño ligero y el despertarse totalmente puede ser suprimida paradójicamente a causa de la estimulación excesiva a largo plazo por las señales de la vejiga”, indicaron los autores del estudio, cuyas conclusiones fueron publicadas en la revista médica New England Journal of Medicine.

En Estados Unidos, la pérdida involuntaria de orina de noche afecta a 5 millones de niños, según indicó el organismo de investigación médica del gobierno estadounidense, National Institutes of Health. Aunque no existe una edad determinada en la que los niños superen este problema, sí se ha comprobado que a medida que crecen tienden a experimentar menor cantidad de episodios de enuresis.

Si bien aún no han descubierto la causa o causas exactas de este problema, la comunidad médica sabe que varios factores lo causan. Uno de ellos está en el ADN.

“Sabemos que existe un componente genético muy importante en la presencia de este fenómeno. Por ejemplo, si ambos padres padecieron enuresis cuando eran pequeños, el niño tiene una probabilidad de al menos setenta por ciento de heredar el mismo problema”, explicó el doctor Jeffrey Stock, jefe de Urología Pediátrica del Centro Médico Monte Sinaí en la ciudad de Nueva York.

Señaló que también existe una conexión entre los ciclos del sueño y la enuresis, y que el reflejo que suprime la descarga de la orina queda reprimido por la noche en los niños que mojan la cama. “La vejiga de un niño actúa como un órgano reflejo que se contrae automáticamente. Sin embargo, aprendemos involuntariamente a suprimir ese reflejo”, explicó.

También añadió que, por lo general, los niños que se orinan en la cama por la noche controlan ese reflejo durante el día, pero cuando están dormidos vuelven al patrón de sueño de cuando eran bebés y no suprimen la acción refleja de la vejiga.

Otro posible factor que provoca la enuresis nocturna es la acción de la arginina vasopresina, también llamada hormona antidiurética, que impide que el cuerpo excrete fluidos, especialmente al dormir.

“Los niños que se orinan en la cama no producen suficiente hormona antidiurética”, explicó Francis Schneck, director de Urología Pediátrica del Hospital Infantil de Pittsburgh. Según dijo, esto puede tratarse con medicamentos, aunque su éxito no es seguro pues de los niños que reciben un medicamento sólo a seis de cada diez les da resultado, lo que indica que el problema tiene varios componentes.

Los niños que mojan la cama envían el doble de señales al cerebro para retener líquido, pero éste parece ignorarlas

Traducción: Servio Viloria

Publicado por Serena Gordon en HEALTHDAY.

Reproducido en casttellano en EL UNIVERSAL.

El cerebro puede ser el culpable de la enuresis nocturna.2014-08-19T16:02:37+00:00
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.